martes, 19 de agosto de 2008

Actualizando a Dios

En este posteo quiero plantear la pregunta ¿dónde esta Dios?..., noten que mi pregunta no es ¿existe Dios?, de esta manera despejo el camino para aquellos que no creen que exista un Dios, pero al mismo tiempo quedan invitados a seguir leyendo ya que a lo mejor en lo que no creen es en el Dios que nos han enseñado las religiones pero si creen en una energía creadora que esta dentro de cada uno. Bajo mi punto de vista y experiencia, “actualizar a Dios” o “renovar a Dios” en nuestro mapa de ruta por la vida, es uno de los tres pilares fundamentales para lograr la autosanación, que en definitiva es lo que me anima a escribir estos posteos. (Los dos pilares anteriores ya posteados son “Aquietar la mente” y “Cambiando el pasado”).

Voy a hablar básicamente de mi experiencia con Dios, no pretendo hacer una discusión teológica ni critica de las religiones, solo quiero plantear la posibilidad de que así como podemos cambiar nuestro pasado, también podemos cambiar el concepto que tenemos de Dios, que es un concepto adquirido, que se nos ha transmitido bajo diversas interpretaciones muchas veces manipuladas, poco cuestionadas y que por sobre todas las cosas nos condicionan a una manera de ver y entender (o no entender) la vida.

A diferencia de las culturas aborígenes o ancestrales donde Dios esta relacionado con los ciclos de la vida y la creación, todas las culturas y religiones modernas han hecho que Dios, en lugar de ser el creador y sostenedor de la magia de la vida, se haya transformado en el límite entre bien y el mal y ese es el tema relevante en este asunto, ya que el concepto que tenemos de Dios determina nuestro accionar ético y moral, y nos hace sentirnos culpables e indignos o amados y bendecidos según transitemos por este límite. También se ha transformado en el limite entre si soy responsable de lo que me ha tocado vivir o soy victima de los designios de Dios.

Otro punto sumamente importante derivado de creer o no en Dios es nuestra relación con la muerte, ya que sin una creencia de continuidad, la vida es simplemente caótica, dramática, carente de sentido o simplemente evasiva (no cuestionativa de lo que hay después de la muerte)

La autosanación requiere necesariamente una revisión y “actualización de Dios” en nuestra vida y para esto es fundamental practicar la “auto-valoración” (reconocer a Dios en nosotros) para acceder a los regalos que la vida nos tiene, entre los que se encuentran la Paz, el amor y la abundancia. En este sentido, “renovar a Dios” o “actualizarlo”, es indispensable para reconocer que somos los creadores de nuestra realidad (gestores de nuestra vida) incluyendo los desafíos mas duros que hemos tenido que enfrentar en el pasado. He tocado este tema en un posteo llamado “¿Conócete a ti mismo?”, donde hago hincapié en que conocerse uno mismo es “saber de que estamos hechos, conocer nuestra naturaleza divina”.

Cuantas veces hemos escuchado o dicho “Dios mío… ¿Por qué a mi?”, “Que sea lo que Dios quiere”, “Dios, ¿Por qué debo cargar esta cruz?”, “¡Dios me recompensará!”, “¡Ayúdame Dios mío!”, “¡oh! Dios,…dame salud, dame dinero, dame amor!”, “¡Yo se que Dios quiere lo mejor para mi!”, “¡Confió en Dios que todo saldrá bien!” …etc.

La mayoría de nosotros hemos sido educados en la religión católica, otros tantos en religiones derivadas del cristianismo y otras tantas en otras religiones o agnósticos, el asunto es que todas ellas nos han enseñado a un Dios con normas claras y castigos para aquellos que no las cumplen, y al mismo tiempo que nos dicen que Dios esta en cada uno de nosotros, también nos dicen que esta en el cielo y que nos está vigilando. (…???)

¿Dónde esta Dios?, ¿Quién es Dios?..¿Por que, si todas las religiones nos enseñan que Dios esta dentro de nosotros al explicarlo siempre lo ponen fuera?, ¿Por qué si Dios quiere lo mejor para nosotros nos pasan cosas terribles?, ¿Por que “creemos” en Dios y al mismo tiempo le tenemos miedo a la vida o al futuro?, “¿Por qué Dios es tan injusto con los pobres, los justos y los enfermos?, ¿Por qué tantos le tienen miedo a la muerte?, etc…

Seamos concientes de que existe una gran contradicción entre lo que se predica y lo que se practica y es por ello que la mayoría de los católicos no practicantes se reconocen cristianos, o sea, no están de acuerdo directamente con la iglesia y sus normas pero si en el mensaje de cristo, lo cuál les deja una brecha mas amplia de acción para definir su propio estado del bien y el mal. El mensaje de Cristo es universal, es un mensaje de amor y de “empoderamiento” que significa que cada uno debe vestirse del poder de Dios a medida que nos vamos reconociendo en él. Aun así, el mensaje es muchas veces poco comprendido, Jesús habla del Padre que esta en los cielos y predica el Yo Soy (máxima fundamental en la metafísica que significa Yo Soy Dios). Procesar el mensaje de Jesús en nuestro corazón es un verdadero desafío, es parte de este “actualizar a Dios”.

Si revisas las enseñanzas de Cristo, de Buda o de Mahoma, no encontrarás grandes diferencias de fondo, mas bien, cada uno de ellos hace énfasis en distintos aspectos de cómo aplicar a Dios en la vida, y elabora un discurso adecuado para la cultura a la que se dirigen. Todos ellos reconocen Dios como la fuente divina de su existencia donde ellos al ser una expresión de esa fuente, son en si esa fuente. Existen cientos de revelaciones tanto en la Biblia (antiguo y nuevo testamento) como en los libros sagrados en los que se basan las religiones que nos hablan de ello.

Cada religión tiene una verdad de Dios y una enseñanza que se dirige a una cultura especifica en un tiempo determinado, para ello utiliza un mensaje o una interpretación de las escrituras sagradas para fijar los limites entre el bien y el mal y ordenar así a sus fieles o seguidores. Eso lo sabemos bien, conocemos la historia de nuestra iglesia católica y la hemos visto cometer atrocidades en nombre de Dios y reformarse con el tiempo.

Si la iglesia se ha reformado y actualizado a Dios en ella…¿Porqué no hacerlo tu?.. ¿Porque no ir mas allá?... ¿porque no volver a estudiar y reinterpretar tu mismo las escrituras?...

¿Temes cuestionar?... ¿Temes no persignarte frente a una iglesia o imagen de un santo?...

¿Temes no ir a misa?... ¿te has preguntado si es natural vivir con esos temores?... ¿es eso lo que Dios quiere para ti en tu vida?...

Si Dios esta fuera de ti y dices, “bueno… Dios sabe lo que hace, el enjuiciará y tendrán su castigo los que se lo merecen”… y al mismo tiempo admites ser hijo de Dios…entonces, ¿Qué papel haces?... ¿para que estas aquí?... ¿ a caso naciste por casualidad?... ¿Dios te empujo al mundo?.. ¿es esa una idea razonable?... ¿si me toco la miseria viviré miseria?

Otra serie de preguntas en las que debes reflexionar es… “Si Dios esta en mi y esta en todos… ¿Qué pasa cuando juzgo?, ¿Cuándo odio?..., ¿por que no veo a Dios en los demás?... ¿Por qué temo que le pase algo a mis hijos si Dios también esta en ellos?...

Aquellos que creen en Dios deben necesariamente renovar su fe en él, y renovar la fe no significa decir a ciegas “Creo en Dios”… significa “Actualizar la fe” puesto que de ello depende nuestra capacidad para cambiar nuestra propia realidad.

En resumen, es necesario examinar cuales son nuestras creencias y decisiones que están creando nuestra realidad para “actualizar a Dios”, porque el “darnos cuenta” es el remedio para superar cada obstáculo en la vida, de manera que “darnos cuenta de que hemos creado todo lo que somos”, nos permite reconocer que ese Dios en realidad somos nosotros mismos.

Mis respetos para los que tienen todo esto claro y de otra forma, benditos si encontraron la paz y la felicidad cualquiera sea el camino,… este es un posteo para los que están todavía en un proceso de autosanación.

Leer más...

Actualizando a Dios II

En los posteos de anteriores de “Aquietar la mente” hable de hacer una “jardinería” mental que consiste en desmalezar o sacar todos los pensamientos y conversaciones negativas, destructivas y victimizantes, lo que genera un gran descanso y alivio en la vida con la posibilidad de vivir el aquí y ahora. Otra de las cualidades de hacer esta “jardinería” es que en este nuevo paisaje de la mente (cuando lo has logrado) el dialogo interno se purifica, porque siempre existe un dialogo, pero este se hace cada vez mas sabio, el lenguaje se enriquece y ejerces tu voluntad desde un espacio personal, totalmente tuyo, único y desconocido hasta ahora. ¿Con quien hablas que te vuelves tan sabio?...¿eres tu?,…¿Es tu yo superior?,…¿acaso hablas con Dios?

Todo es mente

Existen cientos de libros que nos hablan del poder de la mente donde se pone de manifiesto el famoso el “poder de atracción”, y nos enseñan a manejarlo y a obtener por medio de este poder, las riquezas y cosas que queremos. Abundan los textos y libros sobre como conseguir el éxito por medio de la mente y últimamente se esta usando para ayudar a las personas a salir de enfermedades ya que este poder también se aplica para los estados negativos, o sea, uno atrae a su vida aquello a lo que teme (el que tiene miedo a enfermarse atrae la enfermedad) En esto estoy total y absolutamente de acuerdo, y recomiendo ver la película “The Secret” que se puede ver por Internet,(busca en youtube “the secret” la película esta segmentada en 10 partes y tiene subtítulos en español). Bajo este principio de la mente es que funciona el Agnosticismo, para ellos no hace falta creer en Dios, la mente lo reemplaza.

Un principio parecido en su fondo pero totalmente divergente en su manifestación establecen los budistas que dicen que todo es mente, todo es ilusión, claro que ellos no la usan la para crear riqueza, mas bien ellos buscan salir de la ilusión de la mente, anulándola para poder experimentar el “ser la totalidad en la no mente”.

Para mi, la experiencia de la vida humana, involucra la mente conciente y un estado espiritual con un propósito que proviene de una mente inconciente que pertenece a nuestro “yo profundo” o “yo superior” que forma parte y se conecta con esta gran fuente de todo, que es Dios, donde programamos y sincronizamos nuestras experiencias en la vida. Esa es la razón de que a pesar de “usar” el poder de atracción de la mente, muchas veces seamos incapaces de atraer ciertas cosas a nuestra vida (ya sea salud o algo material) porque ellas no están en el “plan” de nuestro “yo profundo”.

Es nuestra intuición espiritual la que nos permite aceptar los desafíos de la vida, saber que nacimos en el lugar adecuado, con las experiencias adecuadas y a pesar de lo adverso en ciertas situaciones, tener esperanza y confiar en el futuro. Si fuera de otra manera todo el mundo estaría enfadado con Dios porque no le concedió algo que había pedido tan profundamente, sin embargo, la gran mayoría si cree en Dios, solo que no se lo cuestiona.

Siento que nuestro “Yo superior” (nosotros mismos en la perspectiva de Dios) es quien se encuentra trabajando en la sincronía de los acontecimientos futuros de nuestra vida equilibrando nuestros deseos con nuestro plan de vida, y definitivamente, a medida que mas me dejo llevar por esta certeza es que mas sincrónica y adecuada se vuelve mi vida.

Dios no se entiende ni se explica con la mente, de manera que no es fácil transmitir en palabras la experiencia de “confiar en lo invisible”, lo cuál debe ser el desafío mas grande en nuestra vida, ya que finalmente de eso se trata Dios…de Fe, de creer, de intuir su existencia, pero para acrecentar ese entendimiento es necesario sanar el alma, y para esto esta el desafío de la vida en el día a día. Al ir sanando se va comprendiendo de manera mas nítida a Dios. A medida que vas renovando a Dios en tu vida las piezas de este gran rompecabezas que es la vida comienzan a tomar forma y llega el momento en que te calmas, te pones manso internamente y comienzas a fluir con la existencia (leer el posteo “vivir como respiramos”)

¿Que características tiene un Alma-Sana?

Cuando tu alma esta sana tienes compasión lo que significa que ya no juzgas, comprendes, no temes, perdonas, no dramatizas, no te preocupas, sabes que eres infinito y eterno, amas la experiencia de estar vivo y sobre todo… confías.

Sabes que “no estas solo”, sabes que una parte de ti que es invisible esta conectada con todo y con todos, incluyendo el pasado, presente y futuro, seres angélicos, santos, maestros, guías, antepasados, etc., porque “todo es Dios”.

Renovar la Fe (o a Dios) no es un acto de ir a la Iglesia y decir “Yo creo” “Dios, en ti confío” “Dios, te entrego mi vida”…renovar la Fe es “Actualizar a Dios” y eso es un proceso, una transformación que comienza con una decisión y continúa con la experiencia de ir cambiándonos (sanándonos) a nosotros mismos.

“San-Arte es el arte de sanarse uno mismo, y uno mismo es Dios actualizándose a si mismo en la experiencia de la vida”

Si quieres que te informe cuando subo nuevos posteos escríbeme a alvarp@scaramelli.cl

***Toda la información contenida en el sitio es propiedad y tiene copyright en scaramelli ediciones. Esta información puede ser compartida, distribuida y publicada en la red libremente… Por favor den el nombre del autor y la dirección del sitio. Gracias***

Leer más...

Aquietando la mente

Aquietando la mente, un comienzo para alcanzar la Paz.

A medida que vamos creciendo y recibiendo mas información nuestra mente va creando mas y mas circuitos para interconectar pensamientos de todo tipo llegando a un punto en que nuestra cabeza esta totalmente contaminada de “ruido” y fuera de control, tenemos una bulla constante de ideas y conversaciones con uno mismo o con otras personas.

De alguna manera este ruido comienza a apoderarse de nosotros a tal punto que dejamos de vivir el presente, dejamos de escuchar lo que nos rodea y terminamos siendo victimas de nuestra mente, sobre todo aquellos que suelen tener pensamientos negativos, ya que cada pensamiento esta asociado a una emoción que desencadena un estado de desánimo.

El descontrol de nuestra mente nos hace vivir en un mundo ficticio, un mundo creado a partir de ideas limitadas y atrapadas en el vicio de la victimización.

Mi secreto

A continuación voy a contar mi experiencia, como le di una lucha sin tregua a mi cabeza y descubrí que la realidad es algo que nosotros creamos de acuerdo a como ordenamos la vida en nuestra mente.

Me pase años leyendo y aprendiendo metafísica (casi 20), usando la mente para intencionar, para crear, incluso, contradictoriamente, para meditar (digo contradictoriamente porque justamente lo que no se debe usar para meditar es la mente) ¿y que conseguí?…. Nada!... nada de esto me sirvió!! y lo digo con total honestidad, la información era solo otro alimento mas para mi mente, otra forma de estar “fuera” de mi mismo, otra manera de proyectar mi ego hacia el exterior. Una forma de tener respuestas apropiadas e intelectuales para explicar lo inexplicable.

Incluso solía contar un cuento hindú donde un maestro le enseña a su discípulo a usar la mente correctamente sin tener la menor idea de lo que en esencia quería decir ese cuento.

Hoy puedo dar testimonio de lo que realmente significa ese cuento, hoy que he hecho carne la experiencia ahí contenida (me referiré al cuento en un posteo mas adelante)

Mi propia técnica

Hace 4 años aproximadamente, extremadamente cansado, lleno de temores, con un conflicto permanente con el tema de la abundancia, me “di cuenta” de esta bulla constante que tenía en mi cabeza, incluso me di cuenta que solía tener discusiones con otras personas donde yo mostraba otra personalidad ya que en mi cabeza me animaba a decirles cosas que en persona difícilmente les diría… lo mas increíble de todo es que esas personas me contestaban y de esa manera creaba un dialogo inexistente que terminaba abrumandome, ya que, como posteriormente fui descubriendo, el cuerpo no distingue la “realidad” de los pensamientos, y esa conversación ficticia terminaba provocándome el mismo desgaste emocional que si hubiese sido una discusión verdadera. Por otro lado, aunque no me lo cuestionara, me estaba haciendo un daño interior y mas severo aun, ya que me había transformado en un cínico, que pensaba algo y manifestaba lo contrario.

De la misma manera me di cuenta de que se habían apoderado de mi una infinidad de pensamientos negativos, tales como “no se puede” , “imposible”, “no va a resultar”, “la vida es difícil”,”en este país de mierda” etc… Hacia donde enfocara mi vista veía dificultad e injusticia.

Manos a la obra

Un día decidí ponerle fin a todo esto, no tendría mas conversaciones ficticias ni pensamientos negativos, fue cuando comencé a tomar conciencia de la existencia de otro interlocutor dentro de mi… una voz que también se expresa a través de mi mente pero que es capaz de observarla, de mantener una distancia con ella…¿otro yo?... ¿Qué es esto?... ¿el famoso diablito y angelito que salen en las caricaturas hablándole al tipo confundido?...

Siiii!!! Era mi ángel, mi yo alegre y confiado, mi lado positivo y conectado a la fuente de Dios, mi propia voz guía, que tantas veces me había hablado y que por tener el mismo sonido que la voz del “ruido” no había logrado reconocer…

Ese lado mío se puso en campaña para destronar al dictador que me estaba impidiendo ser feliz en la vida (a pesar deque la vida me había colmado de bendiciones)

Me puse atento y cada vez que salía un pensamiento negativo mi otra voz le decía ¡Para! … cada vez que comenzaba una conversación ficticia con alguien le decía ¡Para!, si tienes algo que decirle a esa persona ve y díselo de frente… fue entonces que pude conocer la furia de la mente. Igual que una bestia indomable, mi mente se puso violenta y arremetió con mas y mas fuerza y pensamientos negativos, insistía en entablar conversaciones, mientras que yo, el tipo de la caricatura confundido entre la disputa del angelito con el diablito, parecía un loco manejando o caminando por la calle diciéndole a mi mete ¡Para!, ¡Detente!...

Otra cosa que me propuse hacer es no “cargar” mas las actividades cotidianas de “lata”, por ejemplo lavar los platos, ir a comprar, agacharme a tomar algo, etc… hay una increíble cantidad de cosas que uno hace a diario y sin darnos cuenta las vamos “Cargando de una actitud negativa” ya sea por que nos da lata, porque es rutinario o nos disgusta hacerlo… así que decidí simplemente “hacer lo que tengo que hacer” sin ponerle ninguna “carga emocional”.

Pasaron unos dos a tres meses de lucha constante, hasta que un día descubrí un estado natural en mí que ya había olvidado… había silencio en mi cabeza, podría conectarme con el presente, iba en auto de un lado a otro observando lo que pasaba a mi alrededor, era testigo del árbol nuevo que habían en mi barrio, del edificio que estaban construyendo, y llegaba a mi destino conciente de las calles por las que había pasado, la gente con que me había cruzado, etc… en mi mente ya no estaba ese ruido, en mi mente había paz…estaba conectado en el famoso “Aquí y ahora”

Otra cosa que pude advertir es que me volvió la energía, ya no llegaba cansado a casa, hacía las cosas cotidianas que antes me agobiaban y comencé a tomarle nuevamente el gusto a las cosas simples…Es verdad!! el cuerpo esta diseñado para realizar cien veces mas actividades de las que realizamos a diario en la vida moderna y no cansarse, el cansancio que llevamos es definitivamente mental.

Jardineriando

Todo este proceso resulto ser algo parecido a la jardinería ya que día a día fui sacando de a poco las malezas que eran esas actitudes con carga negativa para hacer las cosas y esas conversaciones inexistentes, hasta que sin darme cuenta ni proponérmelo… un jardín de positivismo y energía limpia y renovable comenzó a brotar en el patio de mi mente.

Queridos amigos,

Si bien esta experiencia que estoy compartiendo es solo parte de una experiencia total, ya que no solo somos mente y cuerpo, y el desafío es también conocer nuestro espíritu, dominar la mente y tener conciencia de que tenemos una voz que nace del corazón es un gran comienzo para obtener esa Paz en nuestras vidas que tanto añoramos.

Actualmente ya no peleo con mi mente, por el contrario, me divierto cada vez que me descubro conversando y no puedo dejar de reírme de mi mismo e inmediatamente girar los pensamientos en otra dirección.

Es importante identificar nuestra voz sana o voz guía porque a veces estas aquietando tu mente con tu propia mente negativa y no logras percibir que en realidad estas alimentando aun mas el ruido.

Aspectos que debes considerar al aquietar tu mente:

  1. No debes angustiarte o sentirte mal cuando veas que tu mente sigue en lo suyo a pesar de intentar aquietarla. Si te pones mal el observador de tu mente no es tu yo sano… es tu propia mente. Tu yo sano debería esbozar una sonrisa al descubrirte en una práctica mental inadecuada.
  2. La quietud de tu mente no ocurrirá de un día para otro pero debes trabajar todos los días en ello, observando como y en que piensas y esta observación debe ser amorosa.
  3. Recuerda que tus pensamientos crean o activan emociones, la mayoría de las veces no eres conciente del pensamiento o situación que crea la emoción y debes descubrir que pensamiento o actitud ha gatillado en ti esa emoción negativa. Observar las emociones también es una manera de observar los pensamientos.
  4. Diviértete descubriendo como es tu mente y diciéndole que pare con sus malos hábitos.

Ejercicio alternativo para lograr despertar tu guía interno:

Visualízate parado detrás de ti a unos centímetros y practica el observarte.

  1. Obsérvate físicamente:

Obsérvate todo el tiempo que puedas, observa tus movimientos, los músculos involucrados en cada movimiento que haces, la postura física que tienes cuando caminas, cuando esperas, cuando te subes al ascensor, cuando manejas, cuando conversas. Ve si hay diferentes posturas de acuerdo a la persona con quien conversas, ve si tienes distintas maneras de caminar, obsérvate mirándote en el espejo, ¿que caras pones?, ¿qué ves en ti? etc…

  1. Observa tus emociones (reacciones):

Observa como te sientes en las distintas situaciones que vives, trata de identificar que o quién te hace sentir alegre o triste, que te enoja o saca de tus casillas. Obsérvate mirándote en el espejo, ¿que sentimientos tienes hacia ti?, ¿qué ves en ti? Solo obsérvate, no te califiques ni descalifiques, este ejercicio es para que aprendas a despertar a tu observador.

  1. Observa tus pensamientos:

Observa en que piensas cuando haces tareas cotidianas como manejar, cocinar, fumar, trabajar, etc… nuevamente no califiques, pero observa que calificación le das a las cosas o situaciones que vives. Observa que palabras sueles usar para determinadas cosas y que valor le dan esas palabras. Observa cuantas veces utilizas palabras limitantes como “no se puede”, “es difícil”, “imposible”, “si pero…”, “no es mi culpa”, etc…

  1. Observa tus conversaciones:

Observa de que temas sueles hablar, en que te enfocas, con que temas te motivas y cuales te desagradan. Escúchate conversando, observa como sacas tu voz, que volúmenes ocupas, con que intensidad te expresas, si dices lo que piensas o guardas cosas. ¿Cuanto tiempo dedicas a hablar de ti, o de otra persona?

  1. Observa donde estas y donde esta tu mente:

Observa cuanto tiempo le dedicas a asuntos futuros y cuanto a asuntos del pasado. Observa tus pre-ocupaciones, a que le temes, que te asusta.

  1. Observa tu enfoque:

¿En que te enfocas la mayor parte del tiempo? en el trabajo, en la familia, en las relaciones, en el sexo, en el dinero, en lo que tienes, en lo que no tienes. Observa que sentimientos tienes con ese enfoque, ¿es positivo, negativo, angustioso, ansioso?

Este ejercicio te permitirá despertar a tu observador que es capaz de no identificarse con los sentimientos y emociones de la mente, de esa manera habrás dado un gran paso en tu vida ya que estarás a un paso de poder aquietar o dirigir tus pensamientos en concordancia con tus mas altos valores en la vida y desechar aquellos que actualmente te limitan.

Trata de hacer este ejercicio el mayor tiempo posible, a ratos te olvidarás pero puedes retomarlo cuando quieras.

Por ultimo, ten sumamente claro que este observador que estas despertando es tu yo sano o yo superior y la manera de reconocerlo es porque jamás emitirá un juicio, jamás tendrá miedo, jamás se pre-ocupará y jamás te agobiará. Lo reconocerás por la bondad con que ve las cosas que tu mente suele ver como agresivas, injustas o negativas.

Leer más...

Aquietando la mente II

Recuerdo haber leído un cuento hindú milenario donde un hombre que estaba muy aproblemado porque su casa estaba hecha un caos con todo desordenado y el tiempo no le daba para ordenar y menos para mantener el orden, visita a un sabio (o a Dios, no recuerdo bien) para pedirle consejo y ayuda.

El sabio le dice que él le puede facilitar un criado para que le ayude con las labores del hogar y así pueda mantener su casa ordenada, pero que debía tomar la precaución de mantenerlo siempre ocupado ya que si el criado estaba ocioso, se volvería en su contra y lo mataría.

El hombre se puso muy contento y no le preocupó la advertencia, pues con el caos que tenía estaba seguro de que el criado jamás tendría un segundo libre.

Fue así como el hombre esperó la llegad del criado. Al poco tiempo su casa comenzó a estar ordenada y el criado cada vez tenia menos cosas por hacer, esto le recordó la advertencia del sabio y se dio cuenta que pronto el criado iba a estar ocioso. Volvió a visitar al sabio y le pregunto que podía hacer a lo que el sabio respondió: Vuelve a tu casa y cuando el criado tenga tiempo libre dile que construya dos columnas e el frente de tu puerta y cuando las haya construido, cada vez que el criado vaya a estar ocioso, envíalo a trepar por las columnas una y otra vez hasta que lo vuelvas a necesitar.

Una explicación que leí del cuento en ese mismo libro, era que el tipo estaba confundido, era victima de su mente (miedos, preocupaciones, enojo, carencias, etc...) El sabio le ayudo a “ordenar” su mente poniéndola en el lugar que le correspondía o sea, en la del criado. Ocupando la mente en los asuntos que le corresponden, léase calcular, orientarse, ocuparse, solucionar, etc… y sacándola de todo habito relacionado con los miedos y preocupaciones, pronto el hombre se vio con espacio suficiente en su cabeza como para contemplar el aquí y ahora. Finalmente las columnas representan la espiritualidad y la instrucción era clara, cuando tu mente este ociosa ocúpala en asuntos espirituales.

Es un bonito cuento para darle a entender a los demás que tu sabes de estas cosas y dejar una buena impresión, sin embargo, como he contado en posteos anteriores, hasta que no lo haces “conciencia”, el conocimiento es solo un dato mas en tu mente.

El desafío estaba claro y se planteaban dos caminos a seguir:

  • había que transformar a la mente en un criado atento modesto y servil,
  • y por otro lado… aquí viene la parte mas difícil, había que “construir” una espiritualidad donde la mente tuviera el placer de conectarse con ella.

El primer desafío es el que traté en el posteo anterior “aquietando la mente”, el segundo desafío es mas complejo de abordar pero al mismo tiempo cuenta con una facilidad, cada uno de nosotros tiene una intuición espiritual mas aya de los credos o religiones, que vibra con “su propia verdad” cuando esta es descrita, por lo tanto, si mi verdad llega hace resonancia contigo, no tardarás en comprender este mensaje.

En el posteo “conócete a ti mismo” hable de la importancia de conectarte con la esencia de la vida que es la base fundamental de la columna que debemos construir. Una mente sola, desvinculada, que cree que somos producto de la evolución de la ameba, por muy controlada que esté, jamás te llevará al regocijo de vivir multidimencionalmente y correrás es riesgo de que nuevamente se vuelva en tu contra.

Cuando has construido esta columna espiritual conectado a la fuente y ves como tu vida se sincroniza de manera perfecta, es cuando tu mente adquiere la virtud de vivir el aquí y ahora, la pureza de no juzgar, la capacidad de contemplar y sobre todo el “valor” de no tener miedo.

¿Como se construye esta columna?

Se comienza por sanar el alma, ordenar la casa y limpiar los vidrios que te impiden ver el majestuoso paisaje plagado de milagros día a día.

Sanar el alma es una gran tarea, es la única tarea que en realidad “vale la pena” en el verdadero sentido de la palabra, o sea, vale el sufrimiento que hemos experimentado para sanarnos, lo que no significa que la espiritualidad sea sufrimiento, sino por el contrario, es la liberación de estos.

Sanar el alma es poner en orden nuestra vida, nuestro pasado, nuestras relaciones, pero por sobre todas las cosas “Reconocer” la divinidad que hay en nosotros y reclamar los atributos y dones que merecemos como divinidades que somos.

Trataré de ampliar y hacer mas práctica mi visión respecto a la espiritualidad en próximos posteos.

Un abrazo!!

Leer más...

Aquietando la mente III

Para aquellos que han leído los posteos anteriores o el libro y han comenzado a poner en práctica el aquietar la mente sacando el ruido que ésta produce en el día a día, se habrán dado cuenta de la ferocidad que se despierta en ella cuando tratas de cambiarle sus malos hábitos.

Lo voy a repetir una vez mas por si no ha quedado suficiente”mente” claro, “no es un proceso de un día para otro”… la mente se va aquietando paulatinamente a medida que vas descubriendo cuando entra en actitudes, juicios o conversaciones negativas.

El objetivo de esta práctica tiene dos propósitos:

Sacar pensamientos negativos y limitaciones que amparados en la “ley de atracción” solo nos impiden atraernos lo bueno de la vida, que es en definitiva lo que queremos o anhelamos, y sacar el ruido para comenzar a escuchar la voz de nuestro yo sano que será nuestra voz guía.

Es importante identificar nuestra voz sana o voz guía porque a veces estas aquietando tu mente con tu propia mente negativa y no logras percibir que en realidad estas alimentando aun mas el ruido.

Aspectos que debes considerar al aquietar tu mente:

  1. Este no es un ejercicio para dejar de pensar, no hay nada de malo en pensar cosas creativas y positivas, la mente nunca para de pensar y reflexionar, lo malo es pensar cosas negativas, hacer juicios negativos sobre otros y calificar lo que haces o quien eres negativamente.
  2. No debes angustiarte o sentirte mal cuando veas que tu mente sigue en lo suyo a pesar de intentar aquietarla. Si te pones mal el observador de tu mente no es tu yo sano… es tu propia mente. Tu yo sano debería esbozar una sonrisa al descubrirte en una práctica mental inadecuada. Igual que eres capas de reírte de los problemas de un niño porque en realidad no tienen mayor importancia, tu yo sano que eres tu mismo(a) en un estado mas elevado se ríe amorosamente de tu yo mente.
  3. Razona con tu mente, pregúntale ¿Para que estas pensando esto si nos hace daño?
  4. La quietud de tu mente no ocurrirá de un día para otro pero debes trabajar todos los días en ello, observando como y en que piensas y esta observación debe ser amorosa. Lograr controlar tus pensamientos pudiendo elegir que pensamientos parar te puede tomar unos tres meses en promedio.
  5. Recuerda que las emociones negativas son las que gatillan la secuencia de pensamientos y que estos a su ves son los que alimentan las emociones. La emociones no las puedes evitar porque nacen de lo profundo de tu ser, en cambio los pensamientos si los puedes controlar, a medida que vas controlando los pensamientos las emociones van desapareciendo.
  6. Diviértete descubriendo como es tu mente y diciéndole que pare con sus malos hábitos.

Ejercicios

  1. Obsérvate físicamente:

Obsérvate todo el tiempo que puedas, observa tus movimientos, los músculos involucrados en cada movimiento que haces, la postura física que tienes cuando caminas, cuando esperas, cuando te subes al ascensor, cuando manejas, cuando conversas. Ve si hay diferentes posturas de acuerdo a la persona con quien conversas, ve si tienes distintas maneras de caminar, obsérvate mirándote en el espejo, ¿que caras pones?, ¿qué ves en ti? etc…

  1. Observa tus emociones:

La emociones son difíciles de observar antes de que se produzca su expresión ya sea rabia, juicio, celos, etc… así que lo que observas en realidad es su expresión y no lo que impulsa esta expresión. Observa como te sientes en las distintas situaciones que vives, trata de identificar que o quién te hace sentir alegre o triste, que te enoja o saca de tus casillas. Observa los juicios que haces sobre otros y trata de entender que te motiva a hacerlos. Obsérvate mirándote en el espejo, ¿que sentimientos tienes hacia ti?, ¿qué ves en ti? No llegaras a saber claramente por que tienes esas emociones, pero si debes comenzar a detener la expresión de esas emociones negativas simplemente porque el único que se daña eres tu.

  1. Observa tus pensamientos:

Observa en que piensas cuando haces tareas cotidianas como manejar, cocinar, fumar, trabajar, etc… nuevamente no califiques, pero observa que calificación le das a las cosas o situaciones que vives. Observa que palabras sueles usar para determinadas cosas y que valor le dan esas palabras. Observa cuantas veces utilizas palabras limitantes como “no se puede”, “es difícil”, “imposible”, “si pero…”, “no es mi culpa”, etc… Observa si tienes discusiones con otras personas en tu mente, Razona con tigo mismo y pregúntate ¿para que estoy pensando esto?

  1. Observa tus conversaciones:

Observa de que temas sueles hablar, en que te enfocas, con que temas te motivas y cuales te desagradan. Escúchate conversando, observa como sacas tu voz, que volúmenes ocupas, con que intensidad te expresas, si dices lo que piensas o guardas cosas. ¿Cuanto tiempo dedicas a hablar de ti, o de otra persona?

  1. Observa donde estas y donde esta tu mente:

Observa cuanto tiempo le dedicas a asuntos futuros y cuanto a asuntos del pasado. Observa tus pre-ocupaciones, a que le temes, que te asusta.

  1. Observa tu enfoque:

¿En que te enfocas la mayor parte del tiempo? en el trabajo, en la familia, en las relaciones, en el sexo, en el dinero, en lo que tienes, en lo que no tienes. Observa que sentimientos tienes con ese enfoque, ¿es positivo, negativo, angustioso, ansioso?

Este ejercicio te permitirá despertar a tu observador que es capaz de no identificarse con los sentimientos y emociones de la mente, de esa manera habrás dado un gran paso en tu vida ya que estarás a un paso de poder aquietar o dirigir tus pensamientos en concordancia con tus mas altos valores en la vida y desechar aquellos que actualmente te limitan.

Trata de hacer este ejercicio el mayor tiempo posible, a ratos te olvidarás pero puedes retomarlo cuando quieras.

Por ultimo, ten sumamente claro que este observador que estas despertando es tu yo sano o yo superior y la manera de reconocerlo es porque jamás emitirá un juicio, jamás tendrá miedo, jamás se pre-ocupará y jamás te agobiará. Lo reconocerás por la bondad con que ve las cosas que tu mente suele ver como agresivas, injustas o negativas.

Hasta el próximo posteo.

Leer más...

Vivir como respiramos

Las funciones básicas del organismo como son la respiración, los latidos del corazón, la reproducción de las células, el crecimiento de las uñas y el pelo y cientos de funciones mas que ocurren constantemente en nuestro cuerpo día y noche sin parar desde que nacimos (y así será hasta el día que dejemos de respirar), son denominadas funciones vitales y pertenecen a ese ámbito de la vida que operan de manera inconciente, fuera del control de nuestro plano mental, y lo que es mas interesante, estas funciones son realizadas sin ningún esfuerzo.

“Que curioso que la vida funcione de manera compleja, sin dificultad y que al mismo tiempo le demos tanto valor y poder al esfuerzo con que hacemos las cosas, como si de eso dependiera la vida”.

La vida es algo que nuestra mente no comprende, la vida “sucede”, “está”, “es” y “existe”, independiente de lo que pensemos o hagamos.

La vida, para nuestra mente, esta en el plano de lo que sub-entiende como milagroso o divino, y digo sub-entiende ya que no la entiende, siendo nuestra intuición espiritual la que le da sentido a nuestra existencia.

¿Donde quiero llegar?

Quiero reflexionar respecto a la no mente, a la simpleza de la vida y a la facilidad de existir.

¿Sufre la planta al crecer? …¿sufrirá al morir?... ¿Para quién florece la rosa?... ¿tiene remordimientos el león al matar para comer?... ¿se deprime el venado por la muerte de su cría?...¿se preocupa el ave por lo que va a comer mañana?... ¿se da cuenta el oso que es oso?... ¿se pregunta el mono si existe Dios?...¿se pondrán de acuerdo los peces del cardúmen para girar juntos al mismo tiempo?.... ¿le avisa el ave que va al frente de la bandada a la de atrás que esta cansada para el relevo?... ¿es malo el delfín porque mata para comer?...

Ciertamente las respuestas generan inmediatamente la distinción entre el reino animal y vegetal respecto al humano, donde al parecer, ser un humano implica necesariamente estar fuera de la “facilidad de la existencia”, o sea, estar fuera del reinado de la naturaleza, lo que nos pone en el reinado de la mente.

¿Podríamos vivir sin mente?... ciertamente que si, seríamos otra raza de animales viviendo nuestra existencia sin cuestionarnos la vida, pero… no es ahí donde quiero llegar, en ese punto no hay nada nuevo que agregar, somos una especie distinta y tenemos una mente compleja y alguna razón habrá para ello.

Donde quiero llegar es a reconocer nuestro lado “natural” de existir y a explorar la posibilidad de que podamos seguir pensando y al mismo tiempo dejarnos llevar por las fuerzas invisibles del universo que también son las fuerzas de la naturaleza, y por que no decirlo… son las fuerzas de Dios.

“Vivir como respiramos” es un desafío, porque eso implica “no preocuparnos”, “no tener miedo”, “no dramatizar”, “no estar ansioso”, “no victimizarnos”, “no ejercer poder sobre otros”, “no juzgar”, “no agredir”, no…, no…, no…

¿Será eso vivir?... ¿no será una lata vivir así?...¿se podrá?... ¿me estas hablando en serio?..

Si es una lata o no vivir en Paz, confiado en que las cosas ocurrirán de manera adecuada, que la abundancia es tener aquello que necesitas y que llegará de manera misteriosa día a día y que tus hijos también van a estar bien, dependerá de cuan dispuesto estés a probar una nueva alternativa de ver la vida, algo que nunca antes viste como una posibilidad pero que, si lo piensas con el corazón, intuitivamente sabes que existe.

Tu travesía es un velero en el medio del océano impulsada por el viento de la vida, no sabes si llegarás a un puerto o perecerás en el trayecto, pero tu elijes hacer el viaje temeroso y angustiado, remando desesperado para llegar mas rápido y perderte el paisaje o disfrutar el viaje confiado en que nada te faltará durante la travesía.

El único requisito para viajar confiado es vencer el miedo y la resistencia a dejar esa vieja energía que mantiene apegos con el drama de vivir, la necesidad de sufrir para obtener, la necesidad de que la vida sea un calvario para ganarte el cielo, la creencia de que las cosas deben costar para disfrutarlas, la creencia de que Dios te recompensará en otra vida si sufres en esta. En otras palabras, el único requisito es tener fe, pero “verdadera fe”, no una fe condicionada a que ocurra lo que nosotros caprichosamente queremos, y digo caprichosamente porque lo que vemos como “nuestras soluciones ideales” son tremendamente limitadas, arreglan aparentemente nuestro problema, pero en cambio las soluciones que nos da el universo, no solamente son adecuadas si no que además son tremendamente inteligentes y acertadas tanto para nosotros como para el resto de la coexistencia involucrada en ese problema.

Solo mira a tu alrededor y ve la “facilidad con que se da la vida”, la naturaleza florece, las cosas resultan de manera equilibrada, el pan de cada día siempre esta en la mesa, las deudas se pagan y siguen naciendo criaturas día a día. Solo observa el ciclo natural de la vida y fluye con él, verás que cada vez que quieres forzar la vida hacia lo antinatural (como oponerse a la muerte o querer que las cosas sean exactamente como tu quieres) vendrá el drama y la frustración, de manera que el desafío es buscar entender el flujo de la vida y el amor que hay en todo para dejarse llevar por ella en una actitud creativa y participativa en lugar de hacerlo de manera desafiante y demandante.

Ojo!! No estoy hablando de entregarse y dejar de “hacer” pensando en que la vida proveerá, porque si no siembras no cosechas.

Tienes que seguir haciendo lo que haces, lo que amas, lo que te mueve y te motiva, pero sin la dificultad que le pones a diario, sin esa carga emocional negativa, sin esa condición y autoexigencia con que quieres que las cosas sean, sino mas bien, dejar que aquello que haces te regale su recompensa natural y que estés dispuesto a amar lo que has sembrado.

Paradoja:
Traemos hijos al mundo… hermosas criaturas que solo nos traen bendiciones y amor, una sola sonrisa de ellos nos deja satisfechos, sin embargo, el miedo a no poder darles mañana lo que necesitan el miedo a que les suceda algo y el miedo a que sufran, nos impide amarlos en su esplendor cada día, y aquí cuestiono también la falta de fe. ¿por que vemos a nuestros hijos como si en ellos no estuviese también Dios cuidando de sus necesidades?

Nota:

Estos posteos están dirigidos a personas con un nivel de conciencia que les permite “resonar” con las ideas expuestas, no pretendo que estas palabras sean para “todos”, ya que hay personas que viven en una realidad social y cultural distinta donde estas palabras pueden no tener ningún sentido.

Gracias por la visita!

Si quieres que te informe cuando subo nuevos posteos escríbeme a alvaro@scaramelli.cl

www.innerlife.cl

Leer más...

San-Arte, el arte de sanarse a sì mismo

Estamos viviendo una época en que son muchos los seres humanos que sienten el llamado interno de encontrar la Paz en su vida, sobre todo cuando ya ha conseguido alcanzar algunas de las metas que se había trazado para su vida y sin embargo se ha dado cuenta de que por mucho que siga alcanzando metas materiales o incluso sociales, la felicidad no esta por ahí.

El Gran desafío

¿Como puedo conseguir Paz con los problemas que tengo? basta con mirar el mundo y ver que las cosas van de mal en peor…¡si las cosas no cambian no podré tener Paz!

¡”La Paz existe y esta disponible para todos”!, sin restricción alguna salvo nuestras propias limitaciones.

Si… Ya se!!... eso lo he leído mil veces y todos los grandes maestros la han repetido hasta el cansancio… pero…. ¿Cómo consigo esa Paz si mi problema es de salud…dinero…soledad…etc?

“Respira profundo… inhala y exhala lenta y profundamente… cierra los ojos” mantente así por un minuto y después vuelve a leer… solo concéntrate en tu respiración…

¿Quién eres?

No eres tu nombre ni tu sexo ni tu condición social, tampoco eres tus problemas ni tus miedos… ¿Quién eres?

¿De que estas hecho?

¿que misteriosa fuerza habita en ti que cuando te miras al espejo reconoces en tu mirada esa chispa divina que es la misma cuando tenías 1 mes de vida, 11 años o 20 y será la misma a los 60, 80 y hasta que mueras?... ¿De que estas hecho?

¿En que crees?

¿Tienes Fe?

¿De verdad tienes fe?...porque si verdaderamente tienes fe y crees en algo superior no deberías estar buscando Paz… porque la Paz ya estaría contigo...

No importa cual sea tu religión, o si no la tienes, la fe es tener ¡certeza! de que

“CADA UNO ESTA DISEÑADO PARA CREAR SU PROPIA REALIDAD”

y tener además la convicción de que en este proceso individual…“NO ESTAMOS SOLOS” ¿Que significa esto último?...

Un animal cualquiera no se preocupa si va a tener o no alimento mañana… solo se levanta y es un león o un ave…y hace lo que tiene que hacer… respira y vive, ni siquiera confía… porque no lo necesita.

El león tiene al ciervo, el ciervo el pasto, el pasto el agua y el agua la magia de la vida, la misma magia que esta en ti.

La magia de la vida esta en todas partes y funciona para todos… ¿por que piensas que para ti no funciona?

Existen dos tipos de humanos en este planeta:

1- Los que caminan sintiéndose solos, victimas de las circunstancias, sin control sobre lo que les pasa, buscando remedios o soluciones externas para su vida y victimas del miedo.

2- Los que saben que no están solos, los que sincronizan sus vidas a través de su espíritu, que co-crean su futuro y se hacen cargo de su realidad sin miedo alguno.

¿ Como hago para convertirme en el segundo tipo de humano?

Lo primero que debes hacer es “San-Arte” y para eso va a ser necesario que te hagas cargo de tu proceso, que es un proceso hermoso y creativo, donde cambiarás tu pasado, ordenaras y decorarás tu casa, trabajarás en el jardín de tu mente desmalezando todo aquello que ya no sirve creando nuevos espacios para el descanso y sobre todo te conectarás con tu espíritu para activar el proceso de Auto-Sanación.

El mundo, lo que te rodea, las situaciones que has vivido, aquello que te afecta, te daña o te ha dañado, todo… absolutamente todo… “Esta diseñado para sanarte”

El Arte de San-Arte:

Sanar la Mente, cambiando definitivamente patrones negativos tales como la victimisación, la pre-ocupacion, la negatividad, la resistencia al cambio, las discusiones o conversaciones mentales, las ideas de carencias, falta de oportunidades, etc..

Sanar el Alma, perdonándote y perdonando a quienes mantengan cuentas pendientes de perdón en tu vida, re-conectándote con tu esencia divina (yo superior, espíritu, ángel o como le llames) y auto-valorándote reconociendo la divinidad en ti.

Sanar el Cuerpo, alimentándote correctamente y mejorar los hábitos de vida, pero sobre todo, reconocer que tu biología es una parte de tu ser y que puedes activar los procesos de auto sanación y auto corrección a nivel celular, sin limitaciones, haciéndote terapias de equilibrio energético tales como Reiki, Flores de Bach, Biomagnetismo y otras.

El proceso no es difícil, esta al alcance de tu mano, es humano y divino, completamente natural y lo mejor de todo es que cada ser humano trae de fábrica un manual de autoayuda para poder conseguirlo.

Lo primero que debes hacer es “querer” … “desear”…realmente “QUERER CAMBIAR”

Pon ese deseo de “cambio” en tu corazón, reafírmalo cada día, no dudes ni por un segundo de que el cambio se producirá, no le digas a tu espíritu que cambios hacer… solo espera y el milagro ocurrirá. Tu vida se sincronizará y comenzarás a ver el milagro de la vida durante cada inhalación y exhalación.

No te pre-ocupes nunca mas… solo ocúpate.

“Verás el progreso de tu “sanacion” a medida que las cosas que te afectan dejan de afectarte”

Leer más...

Resistencia al cambio

En los posteos anteriores hemos hablado de la necesidad de cambiarnos a nosotros mismos, pero “¿Qué significa esto?”...”¿hasta donde estoy dispuesto a ser otra persona?”...¿quiero ser otra persona?... “hay cosas de mi que no me gustan pero en general me gusta ser quien soy”… son preguntas básicas en las que debemos reflexionar antes de decidir un cambio “real” en nuestras vidas, porque todos los cambios que vas efectuando con los años, en general cambios de carácter, son sólo cambios superficiales que te ayudan a “soportar la vida”, no a vivirla realmente.


¡Por supuesto que nos gusta ser quienes somos!... hay una materia prima en cada uno que reconocemos y respetamos y esa idea de que al cambiarnos para ser mejores nos vamos a convertir en otras personas es solo “resistencia al cambio”, porque en realidad no nos podemos convertir en otras personas… solo vamos a convertirnos en quienes “realmente somos” y descubrirás que eres el mismo de siempre… ¡¡pero en paz!!

El cambio es innegablemente a nivel espiritual, tiene que ver con reconocer nuestra naturaleza divina, y para lograrlo hay que vencer las barreras que ocultan esta esencia inmaterial que están en la limitación de la mente y nuestra comprensión de la realidad en base a lo tangible.
Definitivamente tenemos que volvernos seres espirituales y es en este sentido donde se dan las primeras resistencias para lograrlo. Algunos piensan que volverse espirituales significa andar vestido de una forma diferente, prendiendo inciensos y velas, repitiendo frases raras, bendiciendo la comida, privándose del sexo, etc. … y esa imagen crea rechazo (resistencia) en sus mentes. Otros piensan que ser espiritual es pertenecer a algún tipo de credo, secta o religión y te quita libertad, lo cual también es falso… eres espiritual individualmente lo quieras o no, pertenezcas a algo o no, no es una elección, vivo o muerto eres y serás espiritual, la diferencia es que mientras no lo descubras por tí mismo, seguirás pensando que eres sólo un humano mental y físico.

Pues bien, ¡Ser espiritual no tiene nada que ver con los prejuicios que tenemos!... puedes elegir cómo ser espiritual y esas elecciones irán moldeando tu vida. La única regla que identifica la espiritualidad es ¡Ser feliz en la vida, estar en sincronía con el universo y en estado de Paz!. Por supuesto que al lograrlo tendrás que dejar atrás algunos viejos hábitos, sobre todo los mentales y emocionales negativos, pero no porque alguien te lo haya impuesto, si no porque esas serán tus propias elecciones.

Al cambiarte a ti mismo comenzará a cambiar tu entorno y tus relaciones, vendrán a ti situaciones favorables para aquello que deseas, tal como hoy vienen a ti situaciones desfavorables por el hecho de estar evocando negatividad o simplemente porque no estás sano del alma .

¿Que es ser espiritual?

Ser espiritual es Ser feliz siempre (no en estado de euforia, si no de júbilo), Ser espiritual es vivir en Paz (no crear drama ni preocuparse en la vida, tener fe). Ser espiritual es vivir en abundancia (no en carencia, saber que tendrás aquello que necesitas). Ser espiritual es vivir sin juzgar a los demás (tener una visión integradora de la vida).
“Ser espiritual es tener certeza de que “no estás solo”, que perteneces a una familia divina y que has venido con un propósito a manifestarte en esta experiencia material dentro de un cuerpo humano con un intelecto especializado, que has elegido tu experiencia de vida y que sigues conectado a esta familia espiritual que te ayuda a sincronizar tu vida aunque tu visión humana no te permita percibirlo, hasta que se den las condiciones para hacerlo”…
Aquí es donde la “resistencia” comienza a cuestionarse lo recién leído, y está bien que así sea, eso tiene un propósito y es que no basta con que alguien te cuente en que consiste la espiritualidad… ¡TIENES QUE VIVIRLO!, y descubrirlo por tí mismo; de tu propia manera, por eso esto se llama “AUTO-TRANSFORMACION”, “AUTO-SANACION”.

¡No necesitas rituales, sólo necesitas re-conectarte a tu esencia! ¡No necesitas predicar la palabra de nadie, solo necesitas estar en Paz para beneficiar con tu energía a los que te rodean! No necesitas mover o cambiar nada de afuera en tu vida, sólo cambiar de adentro, lo demás se mueve solo.

¡¡¡Suena fantástico!!!…. yo quiero…. ¿Cómo comienzo el cambio?

En los posteos anteriores ya he hablado de la necesidad de partir por “Querer cambiar”… estar completamente seguro de que así como estoy en la vida, aunque tenga o consiga las “cosas” que creo me van a traer bienestar, no voy a conseguir la Paz que tanto anhelo.
Hay personas que miran a su alrededor y dicen “tengo el auto que quería, la casa, la mujer, el perro, el plasma, el trabajo… y no estoy tranquilo, sigo sintiendo rabia, sigo criticando, sigo queriendo esto o aquello, sigo con miedo de que algo malo le pase a mis hijos, temo enfermarme… no tengo paz” y hay otros que dicen: “Si yo tuviera dinero asegurado para el colegio de mis hijos, si me sacara la Lotería, si me cambiara de trabajo… entonces estaría en paz”. La Paz no es un deseo, es una necesidad, mayor que todas las necesidades porque de ahí se desprende todo lo demás, por lo tanto ese deseo debe ser muy profundo, debe nacer desde lo mas intimo de tu corazón, quizás desde la desesperación de obtenerla y de la convicción de que realmente estas dispuesto a hacer lo necesario para generar el cambio. Por eso debes reflexionar porque si todavía crees que solo mejorándote de alguna enfermedad o consiguiendo un nuevo trabajo o solucionando alguna relación tormentosa con alguien vas a conseguir la paz, aún no estás preparado para el cambio, porque el cambio comienza cuando sueltas esas ideas de tu mente y te decides a conseguir esa paz justo en medio de la tormenta en que vives. Ese es el escenario ideal y perfecto para iniciar tu proceso de auto-transformación. Es ahí donde se prueba la fe, la certeza de que no estás solo, únicamente en ese escenario puede nacer en tí la verdadera Paz que tanto anhelas.

Leer más...

Cuando los tiempos se ponen màs difìciles

Queridos amigos(as), muchos de los que leen estos posteos o han comprado el libro han decidido iniciar su auto-transformación, activando una serie de sucesos que para muchos pueden parecer desafortunados.

¿Por que cuando iniciamos un cambio positivo en la vida todo parece resultar mas difícil?

¡Porque has dado permiso a tu espíritu para activar y sincronizar aquello que necesita ser sanado para que puedas acceder a un entendimiento superior!

Pero ojo, también has despertado una certeza interior que te inspirará seguir adelante a pesar de los conflictos que se presenten.

Entender esto es sumamente importante, sobre todo en estos tiempos milagrosos que estamos viviendo puesto que la alta vibración hace que todo suceda de manera mas rápida y evidente… ¿se han dado cuenta de la rapidez con que se pilla a un mentiroso hoy en día?... bueno… esa el la luz… la luz que esta despertando la conciencia humana y que tiene a la mayoría muy incomodos.

Si has iniciado un camino de despertar de conciencia hacia una realidad superior en relación a ese pequeño mundo de creencias donde vivías, ten por seguro que has activado un proceso de purificación ya que no se puede entrar a un nivel de mayor luminosidad arrastrando viejas vibraciones relacionadas con el miedo, las carencias, el juicio y el orgullo. No es que estas cosas deban desaparecer todas de un día para otro pero te verás expuesto cara a cara ante tus antiguos desafíos de manera que puedas deshacerte de esas emociones que te impedían ver lo que ya estas intuyendo, que es una realidad donde puedes tener Paz a pesar de que el mundo a tu alrededor este en violencia, una realidad donde no te pre-ocuparás ni andarás desesperado sintiendo soledad y abandono.

Es muy importante que trabajes en tu “empoderamiento” que es reconocer tu divinidad y derecho a reclamar una vida fácil y feliz, ya que las “resistencias” harán lo suyo y tratarán de sacarte del camino.

Ojo que cuando hablo de las “resistencias” no estoy hablando de fuerzas externas a nosotros ya que son nuestras propias resistencias que hemos diseñado en el pasado para aferrarnos a la realidad que conocemos y vivir en ella los desafíos planificados hasta que ocurra el “Despertar espiritual” que es esta auto-transformación que estas activando.

Cuando autorizas a tu espíritu a sincronizar tu cambio, todo el universo se confabula para provocar esos cambios y eso toma su tiempo, por lo general no es de inmediato ya que la ley de atracción siempre esta operando, de manera que tu espíritu tiene que vérselas con tus nuevos “profundos deseos” y tu “auto-sabotaje” que sigue emanando de tus miedos y la creencia de que estas cosas simplemente no están sucediendo. Como sea, los cambios comienzan a abrirse camino y se comienzan a sincronizar cosas que no esperas y que por lo general te pondrán en jaque ya que es un desafío que debes superar para acceder al siguiente nivel.

Para que tengas una idea, un ejemplo de esto, pueden ser esas pequeñas mentiras piadosas que antes no tenías problemas en decir pero que al admitir mas luz en tu vida se te harán incomodas y deberás dejar por muy inofensivas que te parezcan. Nadie te dirá que tienes que dejarlas, lo harás tu mismo(a), porque te descubrirás en falta y eso te dolerá.

Cuando quieres mas luz en tu vida y cambias la ampolleta por una de mas voltaje, ves cosas que antes no veías y con las que te sentías cómodo pero ahora te molestarán. Recuerda que has estado acostumbrado a un patrón de creencias y hábitos mentales que no se cambian de un día para otro, tu mente se siente cómoda creando “drama” y calificando cada desafío con la palabra dificultad y esfuerzo.

La nueva realidad a la que te aproximas o quieres aproximarte se relaciona con la facilidad y la perfecta sincronía.

¿Estas preparado(da) para soltar la idea del esfuerzo y el sufrimiento para conseguir aquello que deseas?

¿Qué estas sujetando en la vida con tanta fuerza y desesperación que te cansas día a día?

¿A que te aferras con tanta convicción que al final del día te sientes agotado(a)?

¿Qué te impide tener Fe de que lo que esta ocurriendo es adecuado para tu vida?

¿Quién te impide ser feliz?... si existe algo o alguien que te lo impida comienza a leer los posteos desde el principio ya que no comprendiste la primera regla para la auto-transformación que habla de dos tipos de seres humanos en la tierra, los que son victimas de lo que les sucede y los que saben que crean su propia realidad.

… Yo se que es difícil aceptar que existan cosas que has creado para hacerte daño y de las que te sientes desvalido(a)… pero deberás expandir tu conciencia hasta el punto en que “sientas” internamente que una parte de ti, tu espíritu talvez,… o tu mismo antes de nacer, diseñaste los desafíos por los que has tenido que pasar.

Se requiere valentía para cambiar la apolleta en la vida y atreverse a ver las cosas desde otra perspectiva y con mas luz, porque las cosas que hoy ves como lógicas y razonables no las verás de igual modo y esa es la razón de porque la mayoría prefiere seguir con su patrón de creencias donde es mejor ser victima de las circunstancias de la vida, donde el drama es lo que le da sentido a la existencia, que hacerse cargo de la creación de su propia realidad, donde el drama debe ser aniquilado y reemplazado por la creación de Paz.

Ser valiente (igual que los conquistadores y aventureros del pasado) implica tener fe, el valiente no camina temeroso porque se mueve desde su convicción de querer un cambio en su vida porque se ha dado cuenta de que así como la ha vivido no se siente completamente feliz.

Aunque el valiente no camine temeroso igualmente se siente asechado por el miedo que es distinto porque a diferencia de una actitud temerosa, sentirse asechado por el miedo implica estar atento y conciente. El valiente enfrenta las dificultades y sabe que ningún día será igual al anterior y en eso basa su esperanza, habrá días de paz y días intensos, pero va en busca de su felicidad porque algo en su interior le dice que cuando la alcance nadie podrá arrebatársela nunca.

Leer más...

Creando Paz...

¿Se puede crear Paz?... es decir… sabemos que se puede tener paz, pero ¿existe el fenómeno de crear paz?... ¿algo así como una energía que afecte a los demás?...

La respuesta es simple y la haré con otra pregunta que es mas fácil de responder porque estamos a acostumbrados a ello: ¿Se puede crear Drama?...

¡Por supuesto que si!, la gente lo crea todo el tiempo, lo crea y lo disemina por todos lados, lo amplifica, lo contagia, lo sugiere, lo inventa. El drama es una energía que se libera a partir de los miedos, las carencias y las pre-ocupaciones.

El drama es el combustible que hace evolucionar a la humanidad, es a lo que estamos acostumbrados y algo de lo que nos cuesta desprendernos simplemente porque nos resistimos a dejarlo, hasta que, producto de la miseria y soledad que éste provoca, el hombre llega al fondo de sí mismo para descifrar el misterio de la vida y se libera de él, gracias a darse cuenta de que él mismo crea su drama y de que puede elegir vivir sin él.

Asi como el “drama”, la “Paz” también es una energía, una energía que se libera, se contagia, se regala, se disemina, se amplifica y que derrama gratitud y bienestar en el ambiente donde se genera.

Por lo tanto…¿Se puede crear paz? …

¡Por supuesto que si!

¿Dónde esta la Paz?, ¿donde la consigo?… ¿donde la voy a buscar?...

En ningún lado…. la paz no tienes que ir a buscarla, esta en cada uno… tienes que despertarla, tienes que sentirla y crearla.

¿Como se hace esto?

En realidad es bastante simple, lo que es difícil es ponerlo en práctica (para variar).

La Paz es la Fe, “si no tienes Paz… no tienes Fe”… aunque creas que eres muy religioso o creyente… “si no tienes Paz en tu vida…. no tienes Fe”.

Vamos a imaginar un problema cotidiano. Es Viernes en la tarde, estás en el trabajo y recibes una noticia inesperada; el miércoles debes pagar un dinero que no tenías contemplado y que no tienes, de lo contrario pasará algo inadecuado.

¿Que haces?

Situación 1

Eres una persona normal en la sociedad, nunca te has cuestionado demasiado la vida ni la existencia, crees en Dios pero ese asunto no lo entiendes verdaderamente, de manera que las cosas simplemente “te pasan”, “te suceden”.

Ante la situación descrita, te comienzas a desesperar, afligido tomas el teléfono y llamas a un ser cercano (con quien sueles compartir tus “problemas”) para contarle la desgracia, a quien por supuesto dejas nervioso. Te pones a pensar todo tipo de ideas, pero es Viernes, no tienes a quién llamar, no sabes si el banco te puede ayudar y comienzas a “crear drama”. Recién el lunes podrás contactar a las personas que podrían ayudarte.

Tomas el auto y te diriges a la casa angustiado, te enojas con el tráfico y agarras a todos a bocinazos. Llegas a la casa, tus hijos te saludan y perciben la pre-ocupación en ti. No te desconectas del problema en todo el fin de semana, duermes mal, tu familia se carga con ese drama, contagias a tus amigos con el problema que te cuentan situaciones similares, todos se quejan del sistema, del país, de las oportunidades, etc… Seguramente se presentan nuevos problemas que alimentan más esa sensación de ser víctima de algo que está fuera de tu control. Llega el lunes, vas al trabajo cargando el drama. Llamas al banco, llamas a otras posibles soluciones y todo se ve negro. No sabes cómo salir del problema y la fecha se viene encima.

Llega el miércoles y pasa algo inesperado, el problema se soluciona igual que tantos otros problemas que en el pasado tanto te angustiaron. ¿De donde salió el dinero?... o mejor dicho, ¿de donde salió la solución?... porque a lo mejor te dieron mas plazo, un préstamo, una herencia inesperada, o algún familiar te lo facilitó… da lo mismo, la vida se encargó de solucionar tu problema, el cual olvidas fácilmente y del que no sacas ningún provecho de aprendizaje, ya que la solución la ves como algo casual, algo inesperado y sorpresivo sin ningún tipo de sincronía. Incluso hasta sientes agradecimiento hacia Dios o algo superior, pero no haces la bajada realmente de que sucedió, todo queda ahí, oculto en el drama.

En definitiva en esta situación, una vez mas has creado y alimentado un circulo vicioso de drama a tu alrededor. Estarás tranquilo por un tiempo pero… algo nuevo te pre-ocupará y seguirás creando drama en tu vida.

Situación 2

Eres una persona normal pero que ha hecho algún tipo de trabajo interno y que ha reconocido su naturaleza divina. Sabes que tu vida esta sincronizada desde la perspectiva de tu Yo superior o espíritu, sabes que no estas solo, sabes y tienes certeza de que las cosas que ocurren son experiencias adecuadas. Sabes que estas co-creando tu propia vida.

Ante la situación descrita anteriormente te calmas, respiras profundo y sientes la certeza de que ese problema ya tiene una solución diseñada, de manera que estarás atento para ocuparte en el momento que se requiera. No te importa cual será la solución, ni siquiera piensas en las posibilidades, sabes que alguna señal se presentará y tu estarás atento a ello.

Te vas a tu casa tranquilo, juegas con tus hijos y pasas un buen fin de semana.

Sabiendo que tienes un “problema” ¿Qué crees que esta pasando a nivel energético?...

porque, no es que te desentiendas del problema, no es que lo evadas o ignores… has puesto a trabajar a tu espíritu, has activado la fe, de manera que no es que ahí no este pasando nada…¡Estas liberando Paz!! , estas contagiando a tu familia y amigos de Paz sin que ellos sepan lo que estas pasando, simplemente ellos notan algo distinto en ti, a tu lado sienten la Paz.

Llega el Lunes y sigues contagiando esa Paz que te acompaña en los llamados que haces “ocupándote” del problema. Al igual que el caso anterior, el problema se resuelve, pero existe una gran diferencia:

Has creado y alimentado un circulo virtuoso de Paz, del que todos a tu alrededor se benefician, y no solo eso…has creado una Paz que beneficia al planeta entero, porque es una energía de Luz, una energía mucho mas poderosa que el drama o el miedo. Esa es la forma de crear Paz en el mundo, liberándola desde tu propio ser.

Existe un tercer caso y corresponde a personas que son sumamente prácticas y llevan consigo esa sabiduría de no “pre-ocuparse” en forma natural sin haber hecho trabajo interno, son personas que no crean drama con los problemas cotidianos, pero tampoco liberan esa Paz en abundancia, ya que esa Paz de la que hablo nace del espíritu conciente, de saber que tengo un problema y que ante él, mi elección es la de sincronizarme con el universo y manifestar mi fe. Generalmente esas personas tienen otro tipo de problemas con qué lidiar, algunos crean un tipo de drama interno y otros se enfrentan a otro tipo de problemas emocionales donde viven la experiencia de afectarse con el drama o crear Paz.

Algunos pensarán… bueno eso es fácil aplicarlo a algunas cosas, pero… ¿que me dices de los problemas mayores? …

¿Problemas mayores? … ¡Mayor Paz!

No voy a ponerme a dar todo tipo de ejemplos porque todos conducen a lo mismo, los problemas con los hijos, con las enfermedades, los problemas de relaciones tormentosas, de trabajo, de adicciones, incluso muerte…. Todos ellos tienen una respuesta y el desafío es auto-transformarte, estar sano y conectado con tu espíritu para que “nunca mas enfrentes esos problemas solo” para que tengas la certeza de que “No Estas Solo”, que cada problema tiene diseñada una solución y que puedes crear Paz ahí donde otros están creando drama.

¿En tu vida es imposible hacerlo?... ¿es que yo no he vivido lo que tu estas viviendo?...

…ese es tu desafío, encontrar la Paz ahí donde se la necesita, en el medio de la tormenta.

Para terminar voy a poner un ejemplo de lo que significa la Paz

Todos conocemos la historia de Gandhi, el Hindú que libero a su país sólo con la Paz.

La pregunta es ¿Crees que Gandhi dramatizaba cuando veía morir a cientos de sus hermanos bajo los fusiles?... crees que lloraba maldiciendo a los ingleses y se deprimía o acumulaba rabia y frustración?...

¿Cual fue la clave en su victoria?.... “él era la Paz”… el veía a Dios en los ojos de su enemigo, el sabía que esas muertes eran adecuadas, el sabía que la Paz no era algo que debía predicarse… es una energía que se libera a partir de tener certeza de que Dios está obrando en cada hombre. El tenía certeza de que no estaba solo. El creaba Paz a su alrededor.

Leer más...